lunes, 29 de julio de 2013

Escenarios



www.vistaalmar.es

Vamos a repasar lo que puede suceder en los próximos veinte años, hasta el 2030, que por diversos motivos, que tal vez exponga en otro post, pienso que se trata de una fecha crucial, en que Occidente, tal como lo conocemos, ya habrá dejado de existir, dando paso a otra estructura política, económica y social muy diferente de lo que hemos conocido hasta ahora.

Repasemos las consecuencias de la disminución paulatina de la producción de petróleo, hasta que se ponga de manifiesto la imposibilidad de cubrir la demanda, con las visibles alteraciones de todo orden que de ello sobrevendrán, algunas de las cuales ya hemos tratado en otros posts, y la forma en que el poder establecido intentará reconducir la situación a fin de minimizar los efectos de la situación (para ellos, los elitistas, nosotros importamos menos):

- Descubrimiento de una fuente de energía milagrosa. Absolutamente imposible. Ya explicamos que la llamada fusión nuclear no tendrá nunca viabilidad, y cuáles son los verdaderos objetivos de la investigación (ver Los límites del crecimiento).

No hay material en la Tierra capaz de soportar la temperatura implicada en el proceso sin fundirse a su vez (y aquél debe tener lugar en algún contenedor estable, por pura necesidad). Pero es que además, aunque se encontrara una fuente de energía que nos permitiera continuar nuestro ritmo de vida, incluyendo el crecimiento exponencial que constituye el dogma de nuestro sistema económico, tal circunstancia supondría que obtendríamos el medio de continuar depredando el planeta y saturando sus sumideros, lo que sólo podría hacerse por algún tiempo más, hasta encontrar una nueva barrera infranqueable que nos situaría de nuevo al borde del abismo, por mucho que dispusiéramos de toda la energía (eléctrica, que no es precisamente lo que nos falta) que quisiéramos.

Además, hay una razón moral por la que esto no va a pasar. Sé que no es muy científico lo que voy a decir, pero debo hacerlo (este no es un blog estrictamente técnico). Occidente, la pseudocivilización industrial, no se merece descubrir semejante fuente de energía para continuar extendiendo su desorden e imponer su saqueo por el universo. Debe morder el polvo y darse cuenta del inmenso error que supuso, durante el Renacimiento, la consideración de que éramos seres únicos, que nos lo merecíamos todo, y que podíamos maltratar y robar impunemente a todas las civilizaciones y pueblos del mundo (semejante doctrina egoísta e incalificable tiene, desde Erasmo de Rotterdam, el sobrenombre más políticamente aceptable de “humanismo”, y es la causa de todas las aberraciones que nos han situado en este peligroso momento histórico).

En definitiva, los pueblos de Europa (y aledaños norteamericanos) tenemos que pagar nuestros crímenes contra la humanidad. Se ha hablado mucho de las barbaridades de los españoles (diríamos mejor castellanos) en América. Estas existieron sin duda, pero basta leer la historia de las “colonizaciones” perpetradas por otras naciones europeas para darnos cuenta de que los pueblos ibéricos no fueron, ni de lejos, los más crueles (los ingleses y los holandeses están muy bien escondidos detrás de las magníficamente ilustradas enciclopedias históricas de cuento de hadas que controlan, pero si se estudian profundamente otras fuentes menos manipuladas observaremos que son los que más tienen que reprocharse y los que mayores desafueros tienen que purgar).

- Revolución social. Solo posible, pero bastante improbable. En efecto, aunque la rabia de las masas vaya evidentemente en aumento por la bajada continua de su nivel de vida, debemos tener en cuenta que se trata de multitudes urbanitas, profundamente ligadas al circuito del dinero, fácilmente manipulables a través de medios de comunicación masivos como nunca han existido, y empapadas de una cultura económica estructuralmente insolidaria (llamada por nuestros amos competitividad).

La sublevación requiere de un cierto valor personal, del que los individuos que actualmente vivimos no estamos sobrados. Es muy fácil salir a protestar, pero para doblegar al establishment hay que hacer cosas fuertes, que son constitutivas de delito, y más de uno se lo pensará antes de perpetrarlas (hay en marcha una nueva reforma del código penal, por si las moscas, se lo ven venir).

Por otra parte, me dijeron una vez que la revolución no se hacía con el estómago lleno. Esto es muy cierto. Aunque puede que estos estómagos empiecen muy pronto a vaciarse, y seamos capaces de cosas que nunca imaginaríamos. Pero veo difícil que se saquen, al menos en el primer mundo, demasiado los pies del plato (otra cosa será que interese al “imperio” la caída del gobierno en un determinado país, pues entonces efectivamente veremos valerosos activistas, impecablemente entrenados y armados por el MI6, la NSA y el Mossad).

armandobgines.blogspot.com

Lo que sí harán las masas desesperadas es votar con mala índole por opciones antisistema. Pero esto puede que sólo sirva para acabar con la farsa de la democracia (por nuestro bien, no sabemos lo que nos conviene) y acelerar la posibilidad que se examinará a continuación.

- Cambio de estructura política, dictadura encubierta y control social masivo. Seguro. Pero tengamos en cuenta que nadie va a salir en televisión para decirnos: “Señores, a partir de ahora se acabó lo que se daba, viven ustedes en un sistema totalitario. Son esclavos”. En primer lugar porque ya lo somos bastante más de lo que creemos, y el sistema actual dista mucho de permitir la autonomía del individuo tanto como dice, la información que circula en los medios corporativos es sesgada y tendenciosa, y las elecciones son una farsa partitocrática con dos actores principales, uno de fondo de azulina, y el otro también pero con un toquecito rojo en una esquina, que están pagados por los mismos millonarios, y ponen en marcha políticas muy similares.

Hacen con nosotros lo que quieren y tapan auténticas barbaridades. Si alguien tiene duda que lea el libro de memorias de Rafael Pérez Escolar, especialmente la parte que se refiere al llamado síndrome tóxico (colza), teniendo en cuenta que se trata de material abierta y legalmente publicado, y no ha habido querellas.

Lo que ocurrirá es que lo que ya hacen ahora lo practicarán con mucho más descaro, y empezarán a extender la idea de que las elecciones están bien para decisiones localistas (nombre de una calle, poner una estatua, festejos populares,…) pero que las cosas de comer (política general, estructuración social, economía,..) son muy delicadas y no las entendemos, por lo que debemos dejarlas en manos de “expertos” (tecnócratas designados por organizaciones elitistas).

- Sistema económico planificado, con provisión centralizada de las necesidades básicas. Está unida a lo anterior, y es también nuestro inexorable destino.

- Guerras, también impepinables. Ya hemos dicho que hace tiempo que han comenzado. Afectarán especialmente al continente asiático, donde se encuentran las últimas reservas de petróleo importantes que quedan. De ellas surgirá un gran general, que será uno de los máximos valedores del cambio de estructura política en Occidente (ver Fin de ciclo), y que iniciará su puesta en marcha en los países centrales, antes de ser asesinado y convertirse en un mito (lo que permitirá dar un lustre idealista a la labor puesta en marcha, que servirá de apoyo para su completa implementación).

- Grandes migraciones, muy probable. Inicialmente la falta de recursos afectará más intensamente a los países del tercer mundo, lo que lógicamente impondrá el sálvese quien pueda, y la desbandada a países con divisas aún creíbles que permitan comprar petróleo. Tales transferencias poblacionales se verán favorecidos por la necesidad de abaratar costes, a fin de mejorar la productividad, lo que exigirá trabajadores con sueldos de hambre, que serán, por lógica, más fácilmente localizables entre inmigrantes ilegales que entre la población autóctona. Todo esto, a su vez, puede traer brotes xenófobos y graves alteraciones del orden público, y dará lugar a la aparición de partidos del tipo Amanecer Dorado en Grecia, lo que será favorecido y utilizado por el sistema, para distraer a algunos con soluciones simplistas, así como por el consuelo que supone la adopción de posturas victimistas y fascistoides, que permiten crear enemigos de cartón piedra y no ver la realidad.

- Escasez e inflación, las pongo juntas porque vendrán una de la mano de la otra. La primera cuando la notoria falta de combustibles líquidos ponga de rodillas nuestra estructura productiva. La segunda, consecuencia de lo anterior, cuando se vea claro que el dinero creado no tiene ninguna correlación con los bienes físicos realmente existentes. Afectará inicialmente más a los alimentos y otros servicios muy ligados a suministros energéticos. Luego al resto de productos y servicios, e irá en aumento exponencial hasta destruir el sistema monetario, y hacer necesario recurrir al trueque. No es inminente ni mucho menos, será la última consecuencia de la paulatina degradación económica.

es.dreamstime.com

- Generalización de la aceptación del peak oil, y de que no es factible el mantenimiento de la civilización industrial. Absolutamente imposible. Esto nunca ocurrirá. Cuando sean muy perceptibles sus efectos se acelerarán las guerras, catástrofes y atentados teledirigidos, a fin de lanzar las culpas a terroristas islámicos que odian nuestra cultura y nuestra “democracia”. Y lo más grande es que muchos tragarán, y aceptarán postulados políticos contrarios a sus auténticos intereses, y favorables a los de las élites que nos engañan y explotan. Es triste, pero así será.

Lo que quiero decir es muy importante. Los pocos que hayan reflexionado, y sean capaces de ver lo que está verdaderamente ocurriendo, leyendo entre líneas las versiones oficiales de los acontecimientos, se verán obligados a callar, por su propia seguridad, o como mucho a intentar transmitir lo que saben a su círculo más cercano. De todas maneras, estos bien informados tendrán mucha ventaja, y podrán tomar decisiones individuales mucho más inteligentes que los que se dejen llevar y no sepan lo que realmente sucede.

De lo dicho puede finalmente deducirse que éste y otros blogs sobre la misma temática empezarán a tener “dificultades técnicas” y finalmente desaparecerán, sin dejar siquiera rastró “caché” en la red. Para entonces quedaréis completamente solos, y únicamente os quedará vuestro buen sentido, y lo que hayáis guardado en el disco duro de vuestros ordenadores (y mejor aún en periféricos), para conservar la cordura en medio de la locura general y las mentiras televisivas.

Con algo de suerte “el que persevere hasta el final se salvará”, pero que no basta con saber, hay que actuar, bajar al cenagal y mancharse los pantalones, intentando dar orientaciones básicas, a quienes probablemente no tengan capacidad para entenderte, con paciencia y destreza intelectual (también con algo de bien intencionada manipulación). Y tener en cuenta que los tiempos no son malos, son distintos, y que los dolores de parto nos conducirán a una nueva sociedad, muy distinta de la actual, donde el maldito betún subterráneo no se utilizará ni para dar lustre al calzado.

Saludos,

Calícrates

No hay comentarios:

Publicar un comentario