sábado, 20 de julio de 2013

Política



www.minube.com

Me dicen que el blog es demasiado político, cuando estamos ante un problema, el cénit del petróleo, que es específicamente técnico. Sólo una pregunta. ¿Cómo va a experimentar (está padeciendo ya) los efectos del peak oil el ciudadano corriente? ¿En términos de megawatios hora que van a dejar de producirse? ¿En el de millones de barriles de petróleo que faltarán, a partir del 2015, cuando empiecen a abrirse fatalmente las fauces del cocodrilo, para cubrir la diferencia entre oferta y demanda? ¿En el de la TRE del porcentaje de biocombustible que lleva en el depósito de su vehículo?

No. Lo va a experimentar en forma de bajadas de sueldo, desempleo, alzas de productos básicos, bajadas de pensiones, congelación de empleo público, quitas en depósitos bancarios, impuestos,… Y todos estos temas dependen de decisiones políticas, que determinarán el reparto de las cargas, inconvenientes y sufrimiento que experimentará una sociedad condenada a decrecer.

www.intervida.org

Por cierto que en estas condiciones parece muy poco sensato ponerse del lado de los que viajan en el vagón de primera clase, y van a intentar mantener su tren de vida a costa nuestra. Salvo que paguen bien, como me da la impresión que ocurre con algunos periodistas en nómina, y ciertos economistas “de diseño”, también excelentemente pagados que, ya lo he dicho varias veces, saben perfectamente lo que está pasando, y callan. A mí como de momento no me han pagado un euro, sigo largando. Si me veis decir que se ven brotes verdes, que el año que viene vuelve el crecimiento, y que el coche eléctrico solucionará todos nuestros problemas, temeos lo peor.

No digo que los gráficos, las estadísticas, los estudios técnicos, no sean importantes para hacer previsiones (un decrecimiento de las disponibilidades energéticas de 2% anual es duro, pero si alcanza el 4% es catastrófico). Pero al que tiene que llenar la despensa, pagar facturas, disponer de un techo digno,… lo que le importa son otras cosas.

Como he dicho en diversos posts de carácter económico, la élite global, a través de las organizaciones que utiliza como correa de transmisión (FMI, Banco Mundial, Reserva Federal, BCE, etc…), ha dispuesto que el inevitable decrecimiento se verifique operando sobre la base monetaria (método Friedman), esto es, limitando nuestra renta disponible para que todo se pare, no consumamos y podamos asumir la factura energética. Lógicamente tales procedimientos afectan más a países de baja productividad y alta dependencia de importaciones de hidrocarburos (los PIIGS). Pero tarde o temprano, es inevitable, afectarán a todos. Nuestras economías, especialmente en Europa, son extremadamente dependientes, y si no me puedo comprar un coche alemán, porque no me llega para pagar la luz, pues tarde o temprano habrá despidos en Wolfsburg (sede principal del grupo Volkswagen), lo que provocará también cierres de fabricantes de componentes en Polonia, que a su vez afectarán a subcontratistas en Eslovaquia,…

www.forexcrunch.com

Calculo que el decrecimiento sostenido, y relativamente pacífico, a través de la inducción del credit crunch no podrá mantenerse más de una década (hasta el 2022). A partir de entonces habrá que recurrir a otros métodos, que pueden ir desde guerras, autoatentados, o establecimiento de dictaduras de facto, más o menos veladas entre formas democráticas vacías de contenido real (éste nunca ha sido muy abundante, pues para entonces menos aún). De lo contrario habrá que ceder a las demandas sociales de panem et circenses, el circulante se les irá de las manos y, perdida la disciplina monetaria, asomará la inflación, cayendo sobre nosotros la cascada de dinero ficticio creado desde los años setenta, que desembocará en la desconfianza total en la moneda, y el colapso social.

Otra cosa sería hablar claro, explicar que no hay recursos para mantener el diseño de la actual civilización industrial, distribuir correctamente los sacrificios, a través de un sistema de provisión centralizada, crear impuestos especiales progresivos, que afecten más a los que más tienen, acotar las posibilidades de evasión y acaparamiento monetario (pago exclusivamente electrónico con tarjetas nominales), y limitar las posibilidades de utilización de paraísos fiscales (sin apretar en exceso no ocurra antes de tiempo lo dicho de la cascada). Pero el reconocimiento del problema ¿no aceleraría las caídas bursátiles, la recesión, la pérdida de valor de activos y la debacle económica?

www.guerraeterna.com

Aún contando con todos los factores a favor, incluido el del sentido común colectivo, que es un producto también escaso, de forma que se pudieran adoptar las medidas anteriormente indicadas, éstas supondrían, por su sola implementación, el cambio de estructura política ya expuesto (dictadura encubierta, no hay otra forma de ponerlas en práctica), y no constituirían más que un nuevo dique provisional, pues, insisto una vez más, al final del proceso, como la señora de la guadaña, está inevitablemente la hiperinflación y el estallido civilizatorio. En realidad los paliativos mencionados no tendrían otro objetivo que retrasar lo inevitable, la destrucción de un sistema monetario absurdo, que inicialmente nos afectaría a todos, aunque claro, más a quienes disponen de gran liquidez.

En fin. Un sudoku. Veremos.

Saludos,

Calícrates

No hay comentarios:

Publicar un comentario