viernes, 16 de agosto de 2013

Tiempo de descanso



www.successories.com

¿Dónde nos encontramos? Porque después de una larga temporada de recortes y caída de la actividad económica parece de repente que la cosa se va estancando. O incluso que empieza a remontar. Alemania y Francia, dicen, han crecido (sendos raquíticos 0,7 y 0,5 %), y según parece sacan a la Europa de la recesión (¡quien lo diría!). El paro desciende, con contratos precarios y por motivos estacionales. La bolsa sube, aunque con algún que otro significativo susto. Las primas de riesgo bajan, no por la confianza económica en los respectivos países, sino por la firme voluntad del BCE de mantener el desafuero monetario e impedir que alguno caiga en el default absoluto. ¿Estaremos equivocados los peakoilers cejijuntos? ¿Vemos la luz que anuncia el final del túnel?

En absoluto, no os alarméis. Se trata de un espejismo. Estamos ante lo que denomino tiempo de descanso, o también la parte plana del “escalón de los tontos”. No nos engañemos, porque más pronto que tarde nos espera otro vertiginoso descenso por la montaña rusa en que la precarización paulatina de nuestras disponibilidades energéticas nos tiene instalados desde hace ya siete largos años.

¿Señales? El Brent llegó ayer (15 de agosto) a los 111 dólares, en teoría por la situación en Egipto. Si la producción de petróleo convencional (no la de pacotilla pseudopetrolífera de relleno) fuera lo que tiene que ser ni diez egiptos provocarían semejante precio, al límite de lo que China e India pueden soportar, y desde luego muy por encima de lo que podemos permitirnos aquí en Europa.

Además se está produciendo un fenómeno curioso, publicado en la prensa con sordina, sin darle la importancia que merece. Vuelve la oleada de pateras a las costas andaluzas. Bueno, ya no son ni pateras, vienen con lo que pueden, botes inflables, balsas de plástico, auténticos juguetes flotantes, y con viento fuerte de levante, jugándose la vida en el estrecho. Se nota la desesperación. Parece ser que la zona del Sahel, una delgada línea fértil situada bajo el desierto del Sahara que va de Mauritania a Eritrea, muy sensible a la merma de precipitaciones, se encuentra en situación de alerta alimentaria. Podríamos pensar que se trata de una región semidesértica donde las sequías son frecuentes. Pero ésta ya dura demasiado. Nos tememos que otro de los jinetes apocalípticos que ha de visitarnos, el cambio climático, está haciendo ya de las suyas. Como veis el montón de esqueletos que tenemos cómodamente instalados en los cajones empiezan a llamar a nuestras puertas. En el caso de la península ibérica nunca mejor dicho, aunque dada nuestra precaria situación económica ya no somos el lugar de destino de los ilegales, que tienen su objetivo mucho más al norte.

climaticocambio.com

¿Qué finalidad tienen estos escalones de descanso para engatusar tontos? Pues muy sencillo, como su propio nombre indica irnos acostumbrando lentamente al fuego que poco a poco nos dejará tiesos en la cacerola. No puedes mandar a un país al infierno económico de la noche a la mañana. Tienes que ir poco a poco, y de cuando en cuando parar, para que los ignorantes crean que la mano firme de nuestro gobierno ha conseguido detener el deterioro económico, y los desinformados se dediquen a comprar acciones de las que los elitistas quieren desprenderse, porque están baratas y no hay mejor momento para comprar, o aún peor, a acometer alguna absurda inversión inmobiliaria, porque ya han bajado bastante los precios (se ha publicado que España tiene pisos en la costa para que vacacione quince días toda Europa, y esto con una propuesta en firme de bajarnos los sueldos, a quienes los tengan, un 10 por ciento más, y con el crédito también de vacaciones. Me reitero en mi post “Activos y pasivos”, el valor real de muchas propiedades inmobiliarias es igual a cero, o incluso negativo).

Además les ha surgido un problema que tiene que ver con la corrupción y el enchufismo, y es bastante serio, lo que les ha obligado a parar las máquinas segadoras, aunque necesariamente por poco tiempo. Se anunció a bombo y platillo por el gobierno de la marca España (insisto ya sólo es una marca) una poda y racionalización de la administración pública. Como siempre nuestro ejecutivo empieza muy bien, con fuerza, y luego se desinfla a toda velocidad, y termina por proponer algo tan descafeinado que no tiene nada que ver con el proyecto original. Más que delicioso café es agua de castañas, de la que te daban en la “mili”. Tiene el color pero le falta el sabor, la sustancia, que es lo que importa.

Resulta que en esas administraciones que querían podar hay muchos “aparcados”, provenientes de cuadros relevantes de partidos políticos que saben mucho de su funcionamiento interno, es especial, claro, sobre su problemática financiación. Si acaban en la calle, podrían alterarse, y empezar a regurgitar desde sus profundas gargantas graves confidencias, y eso con lo que ya hay en marcha. Así las cosas, y tras varias llamadas telefónicas de advertencia, alguien ha debido dar la voz de alarma: “Mariano, para esto que nos hundimos”. Y dicho y hecho. La corrupción nuevamente es la barrera defensiva de la incompetencia.

Tengo para mí, tejiendo el hilo de lo que se va publicando en la prensa, que para subir en la estructura de un partido tienes que conseguir financiación, dinero fresco. Cuanto más consigas pues más rápido subes, todo ello sin perjuicio de los taumatúrgicos efectos del dedazo y el amiguismo. En un principio tales dineros pueden provenir de tu propio patrimonio, si lo tienes y te lo puedes permitir. Creo que tal fue, en su día, el caso de Rajoy, (Registrador de la Propiedad) y de Esperanza Aguirre (Condesa consorte de Bornos). Pero si no te llega el efectivo, pues tienes que recurrir al de terceros, lo más habitual. Las donaciones en principio son voluntarias, pero me da la nariz que algunos han puesto tanto celo en su afán recaudatorio (por ambición) que pueden estar llegando a los prolegómenos de la (presunta) extorsión (es paradigmático el culebrón protagonizado por el diputado navarro Santiago Cervera, expulsado del PP por el escándalo). En definitiva el régimen político proveniente de la inmodélica transición está podrido, y la crisis energética le está dando la puntilla.

es.123rf.com

¿Cuándo durara la parte lisa del peldaño? No gran cosa. Lo que tarde Mario Draghi en cansarse de darle a la manivela de los billetes, y empiecen a exigirnos más recortes para mantenernos la respiración asistida, porque los crecientes costes energéticos no admiten otra solución. La siguiente caída en picado probablemente toque para el 2015, donde se apunta que ya no será posible ocultar la diferencia entre oferta y demanda de petróleo, que se situará en unos diez millones de barriles diarios (¡y todavía hay quien habla de pico de demanda!). Entonces empezará otra remesa de inestabilidad, alentada en estos lares por unas posibles elecciones anticipadas, que darán lugar a un escenario parlamentario absolutamente novedoso, un auténtico guirigay, y desde luego el peor posible de cara a mantener el declive escalonado antes mencionado, que por entonces empezará a dejar de serlo. La parte plana de los peldaños será cada vez más corta, hasta que lleguemos al lugar tras el cual se acaba la escalera, y empieza el abismo.

Saludos,

Calícrates

No hay comentarios:

Publicar un comentario