martes, 25 de febrero de 2014

Espejismos



cableatierra.blogspot.com

Sigo  a lo mío, haciendo futuribles, y advirtiendo, a los que sean capaces de realizar el esfuerzo intelectual que requiere la situación, de lo que nos reserva, a mi juicio, el porvenir. Decir, en primer término, que el esfuerzo  al que me refiero, más que dirigido a obtener algo, a añadir algún gadget adicional a nuestros caprichosos y desestructurados egos, que es a lo que estamos acostumbrados, debería tender a todo lo contrario: a despojarnos de ciertas ideas preconcebidas que, de forma sutil e interesada, nos han sido inculcadas desde la infancia, y que forman parte del “disco duro” de nuestra personalidad: el hombre siempre ha ido hacia adelante, el ingenio humano hace milagros, los pisos no bajarán nunca, etc…

Una de las circunstancias más peligrosas, que despistara a muchos, incluso a los mismos “elegidos”, como dicen las escrituras, (los dispongan de una estructura neurocortical que les haga capaces de comprender), es que el lento descenso que nos espera durante los próximos cuarenta años se encontrará trufado de períodos, crecientemente más cortos, pero innegables, en que la situación parecerá estabilizarse, e incluso tender a generar de nuevo un ligero crecimiento. Sobre estos oasis en el desierto, remansos de paz o, por caracterizarlos mejor, ojos del huracán donde luce el sol en medio de la eterna tormenta, hay que decir tres cosas:

- Serán producto de algún cambio geopolítico decisivo, léase mayormente guerras, o algún evento (catastrófico) que limite el consumo de derivados del petróleo en alguna región global de cierta extensión.

- Serán periodos económicos extraordinariamente temibles, puesto que los no convenientemente informados, o lo que es lo mismo, los que concedan, siquiera, el beneficio de la duda a los medios de control corporativo, tomarán decisiones económicas bastante desastrosas, que serán aprovechadas por quienes pretendan limpiar su cartera de activos, vendiendo a buen precio elementos patrimoniales que el declive energético hará tarde o temprano antieconómicos.

- Sobre todo, quienes lideren estos períodos, a causa de la desesperación creciente del pueblo llano, serán vistos como auténticos genios, seres semidivinos e incontestables, lo que aparte de generar la aparición de regímenes políticos cada vez más presidencialistas y autoritarios, cambiará de forma determinante la percepción psicológica de las masas sobre el carácter de las personas que detentan el poder.

Estoy hablando de la aceptación de una jerarquía visible, de que los seres humanos no son iguales y de que existen determinados “linajes”, por llamarlos de alguna manera, llamados al ejercicio del control y dirección social por decisión inapelable de la providencia. Hay que decir que estas “estructuras” de poder han existido siempre, si bien de forma invisible. Sin embargo para entonces se harán de nuevo evidentes, y no sólo eso, serán aceptadas de forma prácticamente unánime, hasta el punto de que quienes disientan del nuevo orden (mundial) serán proscritos y perseguidos como delincuentes peligrosos.

Otra cuestión será que la nueva estructura jerárquica de dirección política sea “legítima”, o que, por el contrario, quien aparezca en la cúpula de la urdimbre social supuestamente renovada sea, como decía Guénon, quien se ubique más cerca del fondo de los “abismos infernales”, esto es, que la jerarquía establecida sea en realidad “al revés”, en forma de pirámide invertida. Esto es lo que, a tenor de lo que la historia oficial cuenta de los locos coronados que usufructuaron la púrpura imperial romana, debió ocurrir en tiempos de la antigüedad clásica.

La vacuna más efectiva para no caer en las garras de la ilusión (maya) es tener absolutamente claro que los milagros no existen, que las leyes de la termodinámica no nos van a dar ningún respiro, y que el medio de control más efectivo que tiene el poder es no decirnos la verdad (o hacerlo de forma sesgada y a medias), para generarlos la falsa percepción de que decidimos libremente. El remedio infalible consiste en pensar, convencerse con argumentos sencillos y sensatos, sin estridencias, y repetirse cada mañana como un mantra que, digan lo que digan, EL PASADO YA NO VOLVERÁ. La trampa del sistema consistirá precisamente en hacernos creer que el “progreso”, tras de algunos traspiés sin importancia, recuperará su velocidad de crucero. Si lo hace, por poco tiempo, será gracias al “crédito”, esto es, a la credulidad infantil que poderosos medios de sugestión colectiva, no del todo publicitados, sepan o puedan inducir en las multitudes desesperadas.

Dicen que nos salvaremos todos o ninguno. Me permito reciamente dudar de semejante afirmación, sin duda bien intencionada, pero alejada fatalmente de la realidad. Se salvará quien pueda, normalmente pocos. Y los que se salven lo harán sin duda a costa de la inconsecuencia y falta de sentido crítico de sus conciudadanos, con lo cual tampoco podemos decir que tal selección sea del todo injusta.

No nos engañemos. Si la paciente operativa conjunta de los blogs que desde hace años explican las verdaderas causas de las crisis apenas ha calado en un 1 por ciento de la población, al menos aquí en Españistán, a qué desgañitarse divulgando el mensaje.

¿Estoy diciendo que engañemos a nuestros congéneres? En ningún momento. Sería contrario a mi carácter y formación. Expliquémosles, a quienes se dejen, la realidad de lo que está ocurriendo. Quien escribe lo ha hecho, en su círculo próximo, con resultados harto desalentadores.

No podemos hacer más. Así que si de repente aparece algún líder carismático, nos cuentan en la televisión que, tras singular combate, Al Qaeda ha sido derrotada aquí y allá, que repuntan las cifras amañadas de crecimiento del PIB, que todo sube, que es la recuperación definitiva, el momento de comprar un piso, acciones, derivados, fondos de pensiones o lo que sea, pues qué queréis que os diga, aprovechad la coyuntura, desprendeos a todo prisa de tal quincalla, e invertid en bienes no perecederos, realmente productivos, valiosos y energéticamente eficientes (ponedles vosotros los nombres), que os permitan sobrevivir al subsiguiente nuevo colapso que, si algo habéis entendido, tendréis claro que pronto llegará. Apostad sobre seguro que así estaréis imitando a los que os intentan engañar. Y no os compadezcáis de aquéllos a los que endoséis vuestros saldos, porque de nada sirve entonar música celestial a quien no tiene, ni tendrá, oídos para apreciarla.

Saludos,

Calícrates

7 comentarios:

  1. Parece que te decantas por un largo descenso de 40 años. No crees que existe un riesgo cierto de colapso rápido mucho antes. Digamos sobre 2020.
    En este sentido cual es tu opinión sobre los últimos posts de Gail Tverberg?

    ResponderEliminar
  2. Hola Javier, evidentemente coicido con el diagnósgico de Gail Tverberg en relación con las urgencias que enfrentamos para ya mismo. El nerviosismo de las instancias reales de poder, y las directrices más o menos solapadas que informan la legislación reciente y anunciada, indican que quienes tiran de los hilos del teatrillo saben que queda poco tiempo para que determinados síntomas sean inocultables. Cuarenta años es un período de manifestación completa de los resultados esperados, que incluye la fase aguda del problema. Ocurre que el BAU tiene todavía conejos en la chistera, que operarán básicamente por el procedimiento de destrucción de demanda. Se trata de elevar la fase actual de guerra de baja intensidad, a otras más elevadas, por supuesto terrorismo, desastres "naturales", lamentables "accidentes", nuevas revoluciones "espontáneas", y por supuesto tensiones financieras y monetarias, ojo especialmente a estas últimas, que serán tenidas por causas y en realidad serán consecuencias. Hay muchas fechas, 2017 me parece más crucial que 2020, pero sobre todo hay un trienio que será de una especial relevancia, me refiero al centrado alrededor del año 2030. Los motivos de esta apreciación no son estrictamente "racionales", y tal vez los explique algún día, aunque exceden de la metodología que intento, con excepciones puntuales, aplicar a este blog. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  3. Hola Calícrates, es curioso el hecho de que todos los que somos conscientes del problema del cénit, tengamos experiencias igual de frustrantes a la hora de divulgarlo en nuestros círculos más cercanos. Qué extraño, no? Qué pasa, que nosotros somos más perspicaces, inteligentes, críticos o simplemente menos perezosos?
    No lo creo. Pero lo cierto es que este asunto merecería un estudio más amplio, aunque en el fondo ya empiece a ser banal.
    De las varias decenas de personas a las que he intentado ponerlas al corriente, ni UNA sola, que yo sepa, ha seguido profundizado por su cuenta sobre esta cuestión. Increíble, les estás proporcionando la que probablemente sea la información de sus vidas, y ellos ni caso. Es grotesco.
    Después de tres años de experiencia, he llegado a la conclusión de que hay que tener una especial predisposición en el momento de la toma de contacto con el peak oil, y que posiblemente, todos los que lo hemos interiorizado, tenemos un denominador común en lo que nombraba como toma de contacto, algo que hizo que no miráramos para otro lado para a continuación olvidarlo enseguida, y que intuitivamente supiéramos que aquello era trascendente, y que merecía una investigación cuidadosa. Algo que hizo que al llegar a casa, abriésemos The Oil Crash, y empezáramos a sentir algo parecido a una epifanía.
    Me pregunto cual hubiera sido mi reacción, si me hubiera enterado a través del testimonio de un hermano, amigo o compañero de trabajo en una rutinaria conversación de bar. Nadie es profeta en su tierra, se suele decir, y además, "corren tantas tonterías por internet".
    En fin, a ver si puedes profundizar un día por que el 2017 te parece crucial.
    Un saludo cordial, y gracias por tu esfuerzo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Luis, ¿véis como siempre somos los mismos? Me congratulo de no ser el único que ha sentido la soledad del peakoiler. Siempre he dicho que inicié el blog para contactar con quiénes tuvieran los ojos abiertos, aunque si alguno cae, por puro azar, en nuestras páginas y descubre un mundo nuevo, pues habrá valido la pena. Me consta, además, que los "fabricantes de opinión" se congratulan de nuestro escaso éxito divulgador. Deben decir, "que bién, sólo hablan de ello cuatro zumbados en la red". Tambien hay personas "realistas", que dicen "total, nada podemos hacer". Sin embargo esto no es cierto. Sólo saber ya es mucho, incluso desde el punto de vista estrictamente práctico. Concretamente te ayuda a leer entre lineas las noticias de los medios corporativos, y por tanto, entre otras cosas, a tomar decisiones económicas exitosas. En realidad los problemas, según los modelos teóricos, y no soy especialista, deberían ser patentes el año que viene, 2015, en que pueden faltar en el mercado hasta diez millones de barriles diarios. El problema de 2017 es de mero calendario electoral. El actual Presidente norteamericano ha optado, con gran criterio, por no empeñar lo que le queda de mandato, y su premio Nobel de la paz, con decisiones digamos "controvertidas". De ahí la marcha atrás en Siria y el alejamiento de los halcones. Pero, claro, las dificultades se acumulan bajo la alfombra, y el Presidente que tome posesión el año indicado, probablemente republicano, tendrá que recuperar el tiempo "perdido" con decisiones fulminantes (que estarán preparadas con mucha antelación). Será como el primer año de mandato de Bush, con el "eje del mal", la guerra infinita, y todas esas cosas. Es de suponer que modifiquen algo el prontuario, porque hay estrategias que están muy vistas, aunque nunca se sabe, porque la gente se lo traga todo. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  5. Hola de nuevo. No quiero resultar insistente y sé que tu magnífico blog no es técnico, pero la cuestión que planteas creo que lo vale. No sé si la cifra de diez millones a que haces referencia, se trata de energía neta equivalente o son unidades de barril. Como sabes, el declive de los pozos en funcionamiento viene a ser del 5%, en el convencional (según mis datos, aunque esto varía según autor), pero de momento se está parcheando con los no convencionales (datos que no están muy claros todavía) y aunque posiblemente la energía neta esté cerca a su declive, tú estás hablando de un 9% del total!, quiero decir y si no me equivoco, incluyendo los no convencionales.
    No sé a que modelos teóricos te refieres, pero diez millones diarios me parecen una barbaridad para el 2015.
    Espero que no estés en lo cierto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Hola de nuevo Luis, de momento no hay para inquietarse tanto. Los modelos teóricos de los que hablo se refieren a energía neta, básicamente lo que denominas petróleo convencional. Pero ya sabes que los "parches" de los que me hablas tienen una TRE muy baja, y eso tiene unas consecuencias económicas que son ya evidentes. Como intento explicar en el post, el mantenimiento de una cierta, digamos, estabilidad social, se basa en la habilidad de los poderes públicos para maquillarlas. Muy buen apunte. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Mira Calícrates. Lo han publicado hoy en el foro de The Oil Crash, no sé si lo habrás visto. Disculpa la pesadez del corta y pega, pero no se puede realizar un enlace directo con los comentarios del foro. Igual la situación, sí que está para inquietarse un poco más de la cuenta, de lo que yo creía...

    Transcribo importante anotación de Antonio Turiel desde el Facebook sobre un artículo que ha publicado recientemente Gail Tverberg:

    "Hay un artículo que ha publicado recientemente Gail Tverberg que creo que todos los que estáis interesados en este tema deberíais de leer con cuidado si no lo habéis leído ya. Es una transcripción de una presentación del analista Steve Koppits y es difícil hacer de menos su importancia:

    http://ourfiniteworld.com/2014/02/25/beginning-of-the-end-oil-companies-cut-back-on-spending/

    Básicamente lo que muestra es que tras diez años en una loca carrera por intentar aumentar la producción de petróleo, metiéndose en todo tipo de recurso basura desde las arenas bituminosas hasta el fracking, las compañías petroleras han estado perdiendo dinero a espuertas... y sus accionistas ya no pueden más. A Peter Vorser de Shell le cesaron en Septiembre y ahora Shell anuncia que se sale de todo el fracking. En general todas las compañías anuncian planes de reducción de sus actividades de exploración y desarrollo y se centran en hacer cash y sanearse. Teniendo en cuenta que la producción de las compañías multinacionales hace cinco años que cae a pesar de su gran esfuerzo inversor y que son críticas en las grandes inversiones de las compañías nacionales, esto sólo quiere decir una cosa: la producción de petróleo va a caer en picado en muy pocos años.

    Como ya comentamos en el post correspondiente (http://crashoil.blogspot.com.es/2013/11/weo-2013-anuncio-de-curvas-peligrosas.html), la Agencia Internacional de la Energía ya anunciaba en su último informe anual que si no se producía un aumento de la inversión la producción de petróleo caería muy abruptamente en los próximos años, llegando a ser aproximadamente la mitad de la actual en 2020 y menos de una cuarta parte en 2035.

    http://1.bp.blogspot.com/-W9f9ldK8lFM/UoNrVoMaq6I/AAAAAAAACkU/PEwgp6LA4bk/s640/oil_decline.png

    Es difícil exagerar la gravedad de lo que está pasando. Si no se produce un golpe de mano por parte de los Gobiernos, esta desinversión que acaba de comenzar provocará que en un plazo de menos de dos años la producción de petróleo pueda caer abruptamente de entre un 10 y un 20% respecto a los valores actuales, y para 2020 no quiero ni pensar dónde podemos acabar (me temo que la AIE se centra en un escenario optimista dado el movimiento actual). Eso va a hacer que la actual crisis económica entre en una fase completamente nueva, comparada con la cual lo de ahora nos parezca simplemente caricias.

    Creo sinceramente que es el momento de tomar medidas más serias de autoprotección y resiliencia a nivel personal. Pensé que era mi deber advertiros de lo que se viene. La única salida que veo a la situación actual es una intervención a gran escala de los Gobiernos sobre el sistema económico mundial, comenzando quizá por la nacionalización de la producción de petróleo."

    ResponderEliminar