domingo, 8 de noviembre de 2015

Cartas marcadas

Fuente: es.wikipedia.org


A pesar de mis continuas diatribas contra el neoliberalismo, de tanto estudiar el tema y analizar posibles escenarios uno no puede dejar de admirar el genio de Milton Friedman, que fue capaz de idear un sistema que permite ocultar la inviabilidad del sistema capitalista, y no solo eso, apuntalar sus estructuras básicas en una situación tan adversa a sus intereses como la presente. Definitivamente han conseguido convencernos de que el dinero es escaso y, en cambio, los recursos físicos ilimitados, cuando puede que alguien acabe por llegar a la conclusión de que la realidad es justamente la contraria.

Aunque el pico del volumen de combustibles líquidos que consumimos aún no ha llegado, probablemente lo hará este año o el siguiente, el pico de la energía producida por aquéllos ya se produjo, concretamente el 2010. Ya estamos decreciendo, unos más que otros, claro. Las cifras oficiales de crecimiento esquelético del PIB están trucadas. Hacen referencia a transacciones sin valor económico real, basadas en la pura especulación facilitada por el tsunami de liquidez que facilitan los bancos centrales (a los ricos).

¿No me creéis? Os daré de muestra un botón. Al aparato de información del sistema de vez en cuanto se le escapa un punto. Claro que la gran mayoría de la población no se da cuenta, porque está viendo “Sálvame”. Hay que estar muy atento. Resulta que el alcalde de Vigo, Abel Caballero, anuncia que Españistán será un caos a partir del 1 de enero. Tan poco sutil afirmación, digna sin embargo de tenerse en cuenta, a muchos les hará pensar en lo que pueda resultar de las elecciones del 20D. Pero no es nada de esto. Es algo mucho más práctico. El mencionado se refiere a la entrada en vigor de una reforma de la Ley de Régimen Local, de la que probablemente muchos de vosotros no hayáis ni oído hablar.

Resumiré la cosa para los que son de ciencias. Los servicios sociales municipales son actualmente, como desde mediados del pasado siglo, esto es, desde siempre, competencia de los ayuntamientos. Pues bien a partir de la fecha indicada pasarán a ser competencia de las Comunidades Autónomas. Montoro, con su cinismo habitual, defendió el proyecto de ley en el Senado diciendo que, pese a lo legislado, el Gobierno impulsaría que las competencias indicadas se delegasen a los ayuntamientos, porque desde siempre las han gestionado y por lo tanto son los que mejor pueden proveer tales servicios de los que depende el bienestar de los ciudadanos y la superación definitiva de la crisis, bla, bla bla... Un momento que voy a vomitar y sigo escribiendo.

Pero entonces, ¿por qué demonios se despoja a las corporaciones de tales competencias? Aquí Montoro dice que de esta manera se garantiza mejor su financiación. Sí, claro, pero como todo lo que dice este individuo la cosa tiene trampa. Como él mismo reconoció en la misma sesión del inútil Senado, la prestación de estos servicios se supeditará a que exista provisión presupuestaria. Entonces, a ver si lo entiendo. Aquí en Cataluña, servicios tan esenciales como la ayuda a la dependencia, la vejez, la infancia, el abandono escolar, la violencia de género, la desestructuración familiar,… dependerán de que la Generalitat tenga disponibilidad financiera, cuando ya tiene problemas para pagar las nóminas de sus funcionarios.

Son muy peligrosos, y todo es siempre igual. Legislan administrando veneno, y luego le ponen un dulce para que te lo tragues sin sentir. El reciente Real Decreto-Ley de devolución de parte de la paga extra a los funcionarios iba acompañado de la asunción de un crédito extraordinario para gastar 20 millones en la adquisición de vehículos militares. La reforma de la ley de enjuiciamiento criminal que acota los plazos de instrucción y limita la conexidad delictual, para dejar impune la corrupción política, tiene, claro, por objeto la agilización de la justicia penal y el fortalecimiento de las garantías procesales. Por el mismo camino era evidente que conseguir acabar con los servicios sociales como siempre los hemos conocido, no podía tener otro objetivo que garantizar su financiación.

¿Veis como saben perfectamente lo que está ocurriendo? Bueno Montoro, por sus propias luces, no sería capaz de entenderlo. Se lo explican en Bruselas. “Que no Cristóbal, que no se puede seguir creciendo, que no hay petróleo, carbón, gas, hierro, cobre,… para que la fiesta continúe. Pero tenemos que ponernos de perfil. Que parezca que no pasa nada. Que la culpa la tienen otros. ¿Qué no se pueden seguir pagando los servicios sociales? Pues haces un retruécano legislativo y le echas las culpas a las Comunidades Autónomas, que ya sabemos lo manirrotas que son…”.

Todo esto no sería posible sin la complicidad manifiesta de los medios de desinformación. Tener que escarbar entre miles de blog llenos de tonterías para encontrar unos pocos que te cuentan lo que está pasando de verdad no está al alcance de todo el mundo. Necesitas tiempo, formación integral, sentido común y algo de criterio, y con eso juegan. Es mejor seguir leyendo a Daniel Lacalle, que un día dice una cosa y otro la contraria, sin despeinarse, según sople el viento.

¡Anda, si hemos entrado en deflación! Hay que hacer algo. Vamos a garantizar los servicios sociales acabando con ellos y mandando al paro a centenares de profesionales que los gestionan. Me recuerdan al niño retorcido que daba una colleja en el colegio y se tiraba al suelo diciendo que le habían pegado. He dicho muchas veces que el redireccionamiento de montañas de liquidez solo hacia actores privilegiados tiene como objetivo limitar la velocidad de circulación, para eludir la inflación, y generar un crecimiento ficticio, puramente especulativo, que permita ocultar el decrecimiento real. Pero hay algo más. También tiene por objeto que una élite falsa, puramente financiera, acapare la mayor parte de los activos físicos de los que depende la producción de alimentos, energía y servicios básicos. Esto no es otra cosa que el control social integral. ¿Alguien tiene alguna duda de hacia dónde nos dirigimos de verdad?

También es conveniente no caer en sus trampas más burdas. Me refiero a las elecciones del 20D. Corren por ahí encuestas alucinantes con el PP y Ciudadanos en la mayoría absoluta holgada, como si este rincón de Europa se hubiera vuelto de repente absolutamente conservador, con todo lo que ha llovido. Esto solo sería posible si determinados sectores de población que aún no han sufrido los embates de la crisis con gran intensidad se hubieran dado cuenta de que, en la presente tesitura, el mantenimiento de sus niveles de consumo depende de la exclusión creciente de los estratos de renta más inferiores. Y qué queréis que os diga, hay que saber mucha economía para descubrir tal cosa, que no por ser de complicada percepción deja de ser del todo cierta.

En cualquier caso no es fácil acertar. Si os leéis con calma la Ley Orgánica de Régimen Electoral General, en relación a la forma de distribuir la atribución de escaños, advertiréis que a veces, votando una cosa, desviáis peso electoral hacia aquéllos a los que queréis combatir. Es la trampa del sistema electoral, producto de la controladísima “transición”, ideado para generar un bipartidismo prisionero, de forma que dé igual lo que votéis, porque ambos partidos mayoritarios están perfectamente infiltrados por el poder financiero, el único real. ¿Es posible que votando a una opción que tenga el loable objetivo de dinamitar el régimen en realidad, por la redistribución de masas electorales, estemos votando al PP? Pues según como vaya la votación real sí.

Hay que ser más astuto que ellos, no dejándote llevar por lo que primero te pide el cuerpo. Primero hay que acabar con lo que representa el sistema en estado puro (PP), luego con sus marcas blancas (Ciudadanos), y más tarde con sus sucedáneos. Este es el orden. De lo contrario os volverán a engañar. Se trata de ir minando el sistema, utilizando las escasas herramientas que dejan en nuestras manos, para luego darle la estocada final. Un largo viaje empieza por el primer paso, de lo contrario es probable que perdáis enseguida el resuello. En fin, que cada uno interprete lo que quiera, según sus posibilidades.

Saludos,

Calícrates

4 comentarios:

  1. Calificar a Ciudadanos como la marca blanca del PP es desconocer profundamente el proceso constitutivo de ese partido. Y una trampa argumental muy manida por los nacionalistas en Cataluña (no digo que tú lo hagas por esa razón).
    Que Ciudadanos esté recogiendo el voto de antiguos votantes del PP no es lo mismo. También está robando votantes al PSOE, e incluso conozco gente que hace un año se posicionaban para votar a Podemos y ahora lo harán por C's.
    Es una lástima que en un blog que contiene ideas y argumentos muy interesantes se caiga en visiones maniqueístas.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Anónimo, respeto tu opinión, no hay que tener miedo al debate. Me alegraría, además, profundamente que tuvieses razón.

    Ocurre que el hecho de que Ciudadanos sea o no una marca blanca no depende de lo que pensemos, sino básicamente de la comprobación empírica, fuera de mis posibilidades y también de las tuyas, de quién pueda estar financiando el despliegue del mencionado partido que, por ponerte un ejemplo, aquí en TGN resulta abrumador, y todo esto vale dinero..., y que no me digan que les basta con un crédito porque no me lo creo.

    Por otra parte, tampoco depende de dónde esté recalando votos, pues ¿hay mejor marca blanca que la que recoge los votos que pierdes (para luego devolvértelos en bandeja de plata) y encima también los de tus rivales?

    En cualquier caso lo importante es que el PP va a perder muchos millones de votos, porque a pesar del maquillaje no ha podido revertir una crisis que no puede tener final (por eso es interesante lo que dice este blog ¿verdad?), y resultaría muy injusto que, a pesar de todo ello y con maniobras de marketing electoral, nos someta a cuatro años más de mareos de perdiz, cuando lo que toca es coger el toro por los cuernos y empezar a decir la verdad sobre lo que está ocurriendo, dando una solución a los muchos millones de ciudadanos que se han quedado, en lo económico, por el camino.

    Gracias y saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  3. Apreciado Calícrates (soy el mismo anónimo del día 11),
    llevo un par de días escaqueando el tiempo en el trabajo para leer una cantidad ya innumerable de tus posts (suerte de haber cumplido mis objetivos de ventas dos meses antes de acabar el año!).

    Tras tanta lectura sobre teorías conspirativas y de tu respuesta, no puedo por menos que sonreír: tienes toda la razón en que da igual si es marca blanca o no; la triste realidad es que muy probablemente C's y Podemos acaben siendo los tontos útiles para aquella frase tan querida por Paquito: cambiarlo todo para que todo siga igual... lo cierto es que tras lo vivido en Grecia ya no albergo ninguna esperanza de una salida ordenada al caos que se avecina.

    Llevo relativamente poco tiempo (un par de años) leyendo y reflexionando sobre los límites del crecimiento y su impacto en nuestra civilización (?). Mi impresión, más sentimiento que conocimiento, es que la cosa será jodidamente jodida. Y a pesar de que todavía tiendo a desconfiar de las teorías conspirativas, sí creo que ni el PP, ni el PSOE, ni C's se atreverán a decir lo que pasa. Podemos podría haberlo hecho, pero tras lo de Grecia a Iglesias le habrá entrado el canguelo y ya ni se acordará de que firmó el manifiesto Última Llamada.

    Por cierto, dada tu posición ideológica sobre lo que acontece a gran escala me resulta muy sorprendente tu posicionamiento con la independencia de Cataluña. ¿alguno de tus posts lo explica?

    Dejo para otro día preguntarte por tu fortísima convicción sobre la conspiración.

    Salutacions cordials

    ResponderEliminar
  4. Estimado amigo Anónimo,

    gracias por tus palabras. Me halaga tu interés por mis escritos, con los que pretendo aclararme a mí mismo antes que dar lecciones a nadie. El publicar las entradas, que son leídas por otras personas, me ayuda a mantener el rigor de mi propio discurso.

    Me doy cuenta de que estabas ya al tanto de la declinación de recursos y sus consecuencias económicas, y también de que eres persona flexible, capaz de pensar por sí misma. Eso me permite concretarte el fondo de mi pensamiento, en clave política: todo son marcas blancas, del verdadero poder que no es otro que el financiero.

    Sé que hago demasiado hincapié en la variable conspiradora. La verdad es que la vida me ha enseñado que las “maniobras en la oscuridad” son de lo más común en las cosas más sencillas, por lo que deben serlo también, y a un nivel muy diferente, en las más complejas. Y la verdad es que diversas experiencias personales han contribuido a acrecentar mi convicción en tal sentido.

    En relación a Cataluña observas, con gran perspicacia, que mi posición no se basa enteramente en la perspectiva nacionalista. En realidad hace tiempo que el estado español no es viable, por lo que ha tenido que ser sostenido con alambres, algunos particularmente espinosos. Coincido con Pablo Iglesias en que, los tristes acontecimientos de los años 30 del siglo pasado dejaron a muchos sin país. Si a todas estas variables le sumas la energética, el cóctel no puede ser más indigesto. Cataluña podría tener una oportunidad de salvación, creando estructuras sociales y económicas parecidas a las de Andorra (el que sepa entienda). Pero necesitaríamos unos líderes, y un apoyo internacional, de los que ahora mismo carecemos.

    Saludos cordiales,

    ResponderEliminar