domingo, 22 de mayo de 2016

Rumbo al horizonte

Fuente: descargaimagenes.blogspot.com.es



Aunque no os habréis enterado, si no vivís en Tarragona, una auto escuela de la ciudad, muy conocida y transitada, ha cerrado de golpe, dejando en la estacada a un número indeterminado de alumnos, que podrían ser más de doscientos.

El que escribe, en condiciones normales, tampoco se habría enterado de la misa la media, porque hace muchos años que tiene carnet de conducir, y porque apenas lee la prensa local. Y si, como dice el viejo castizo, ha parado mientes, es porque un día, yendo a comprar el pan, se encontró un montón de gente allí plantada, y luego vio el local con la cortina metálica echada y un montón de carteles pegados sobre ella, que no dejaban lugar a dudas de que allí había pasado algo, que el color de la especie era tirando a marrón, y que se lo habían  comido, pues los de siempre…

Como es habitual en estos casos, las versiones son contradictorias, y nada está claro, señal inequívoca de que alguien o “alguienes” no quieren que lo esté. Uno de los avisos colocados en la puerta, el día que cerró definitivamente, hablaba de una “jubilación”. Sin embargo, recabados testimonios sobre el particular, parece que el día anterior a este singular retiro la empresa seguía admitiendo matriculaciones. Los perjuicios para muchos afectados son importantes. Una alumna habla de que había pagado 700 euros pocos días antes. Otra afectada había abonado 1.200 euros por los carnés de sus hijas y, curiosamente, habría recibido una carta de Hacienda advirtiéndole de que no pagara un euro más a la autoescuela, que mantendría una deuda tributaria de 900.000 euros.

Lo cierto es que los sucesos paranormales se sucedían, y sin embargo la gente seguía acudiendo presta a sacarse un permiso administrativo para quemar gasolina y diésel a cualquier precio, como si les fuera la vida en ello. ¿Quién eres sin carnet de conducir? Es como no tener un I-Phone. Lo cierto es que la autoescuela, en un momento dado, dejó de admitir pagos con tarjeta. Solo querían efectivo. No me considero muy listo, y de economía e inversiones voy justito, pero ante un imperativo categórico de semejante calibre hubiera empezado a sospechar inmediatamente. Luego están los trabajadores de la empresa (profesores, básicamente). Muy curiosa su postura. Apoyan a los afectados, claro, no van a decir lo de Andreíta Fabra. Pero tienen sus propios abogados, y seguirán su propio camino. Vamos, que tirarán del Fondo de Garantía Salarial, y los demás ya se apañarán. Curioso que ya tuvieran contratados abogados, pues quiere decir que probablemente ya tenían problemas de cobros, pero no avisaban a los alumnos, claro. Sí, solidaridad, cuando toca, y porque queda chula. Me recuerdan a unos presentadores televisivos, de cuyo nombre no quiero acordarme, que decían que siempre les habían pagado mucho más de lo que se merecían. Que ellos, naturalmente, cuando decían aquella tontería no se la creían, pero de todas formas la repetían, porque quedaba muy bien.

Naturalmente la máquina de la propaganda suavizante, el arma inagotable de los liantes, ha comenzado a trabajar a toda máquina. Que los afectados serán recolocados en otras autoescuelas sin ningún cargo adicional. Quien se crea esto es probable que lea también, sin pestañear, los artículos de Daniel Lacalle en El Confidencial, e incluso que abra las grasientas páginas de diarios como El País, El Mundo, ABC y La Razón y se vayan a su casa considerándose suficientemente ilustrados del devenir de nuestro movido siglo.

Me detengo en la acera a leer los pasquines. Algunos son un lamento. Otros un rugido de cabreo y desesperación. Algunos tienen mucha mala leche, e insinúan que los propietarios llevan un ritmo de vida suculento, y que han dejado que el negocio se fuera a hacer puñetas llevándoselo crudo. Evidentemente carezco de datos el respecto, y no puedo acusar sin pruebas. Pero si fuera como dicen los malpensados, pues estaríamos, una vez más, ante una manifestación genuina del conocidísimo Principio de Calícrates. Tengo algunos conocimientos de derecho penal, y a la vista de la tesitura considero probable que, aparte las demandas civiles, los responsables tengan que encarar algún tipo de proceso criminal. Pero también sé que hay abogados (caros) muy buenos, especialistas en liar procedimientos, no se lo reprocho, es su trabajo, por lo que es muy posible que, tras consumirse un montón de papel, citaciones, notificaciones, emplazamientos, recursos varios, vistas, calificaciones, escritos de defensa, declaraciones, testimonios, periciales contables y abundante retórica, torticera o de la otra, y saliva, mucha saliva, los investigados se vayan de rositas. En estos casos suele pasar.

No es el único detalle inquietante que he notado, en cuanto a la red comercial próxima a mi domicilio, en las últimas semanas. Salí a comprar un tóner para la impresora, a la tienda de siempre, y la encontré cerrada. Siguiendo la calle vi que había cerrado también un establecimiento donde hacían clases de yoga. En una panadería cercana me dijeron que la tienda de repuestos de impresión lleva cerrada desde ¡enero! No me había enterado porque ahora suelo salir con el coche desde el garaje, y paso, a veces, el día entero fuera de la ciudad.

Tomemos un poco de distancia y saquemos las conclusiones precisas de estos luctuosos sucesos. La primera es inevitable. Está totalmente clara la fulgurante recuperación de la que nos habló el partido del “caloret” durante la primera campaña electoral, y con la que, barrunto, nos seguirá dando la barrila en la segunda, aunque cada vez lo va a tener más difícil. Nunca me meto abiertamente en política, aunque lo parezca, pero esta vez ya digo a las claras que como les salga la carambola de gobernar con el “naranjito” lo llevamos crudo. Porque recortes seguirá habiendo, la propia dinámica de la crisis, para quien a estas alturas la comprenda, es que cada vez viviremos peor (por abajo), pero es que si encima votas a los agentes directos del sistema, pues te los vas a comer con embudo y palangana. Mira que listos fueron los griegos. Está bien, hay poco margen, y Syriza se bajó los pantalones, no tuvo otra, pero mejor que me gobiernen los que se los bajan a muchos regañadientes, que no los que están deseando bajárselos de corrido, y cogiéndose al tiempo los calzoncillos.

Hay quien, a la vista de las referencias de mi personaje “Jaspers” a una supuesta hoja de Excel busca fechas, en atención a sucesos que todos sabemos, ante la inevitable declinación energética, ocurrirán, pero no cuando. Y sin embargo lo de menos son los días, los meses o los años, el momento es ya, porque sencillamente, como en el caso de autos, los  propietarios de esta autoescuela llamada Españistán NO OS VAN A AVISAR DEL CIERRE.

Estáis todos los días oyendo que están sosteniendo la economía con deuda impagable. Que la deuda del Estado ha superado el 100 % del PIB. Y parece que todo esto nos pille muy de lejos. Como mucho hay quien entiende, sí, que estamos comprometiendo a generaciones futuras, y no tan futuras, a las muy presentes, y que todo ello acabará suponiendo reducción de gasto público, salarios jibarizados, paro, impuestos. Pero es mucho más. No es el momento de explicarlo a fondo. Ya me he extendido, veladamente, en otros posts, sobre el tema. Quien entiende de verdad que es el dinero, y como se genera, sabe que esa deuda “lejana” no es otra cosa que LOS DEPÓSITOS QUE TENÉIS EN LOS BANCOS. ¿Qué pasó cuando Argentina quebró? ¿Embargaron los edificios oficiales? ¿O fue que a la gente no le permitieron sacar sus ahorros, y cuando pudieron hacerlo les dieron pesos devaluados? LOS ESTADOS NO QUIEBRAN, LO HACEN SUS CIUDADANOS. Y los indicios, ya lo vemos, no dejan de ser cada vez más preocupantes. Aparte movimientos legislativos, promovidos desde Bruselas, que se atreven a poner en negro sobre blanco que, en caso de quiebra bancaria, los depositantes adquieren, con ciertas salvedades poco claras, la condición de accionistas (toma ya, de una sociedad quebrada, cuyas acciones deberían cotizar en negativo), pues os voy a contar una reciente anécdota, que tenía bien callada, por lo aleccionadora.

Veréis hace unos meses fui a renovar un depósito de algunos ahorros que tengo en el banco. Normalmente me atiende el director de la oficina. Cuando lo hace una de las subalternas, tengo claro que me quieren hacer alguna jugarreta. Ya me había pasado alguna vez. Pues bien, me atendió la subdelegada. Orejas en punta. Me intenta colar, un supuesto depósito “mucho mejor remunerado” que no es más que un activo asociado a un seguro de vida, rescatable en cualquier momento y que tiene indudables ventajas fiscales, quien lo duda (el pez no pica sin carnada), pero que se gestiona por una sociedad que, por mucho que lleve parcialmente el rimbombante nombre de la entidad de ahorros en cuestión, no es más que otra empresa diferente, de cuya solvencia, por mucho que me lo juren, no responde aquélla en última instancia, y menos aún si vienen muy mal dadas.

Termina saliendo el director, que debía estar mirando si el pulpo entraba en la jaula por el rabillo del ojo de la mampara, y peor que la otra, presionando como nunca. Le tengo que decir que soy jurista y que trabajé en Madrid en un despacho especializado en quiebras de aseguradoras, en los años noventa. Ni siquiera esto lo calla. Está claro que tienen órdenes de arriba. Les termino diciendo que o es depósito bancario, con garantía del Fondo (que tampoco es mucha garantía), o nada. Que me den los intereses que les plazca. Y así se firma. Fuera de la entidad, me asalta la duda. No me la han colado, porque algo sé de contratos bancarios. Pero, ¿a cuántos parroquianos les habrán vendido la burra con los ahorros de toda la vida? ¿De verdad se han acabado las preferentes? ¿Qué es lo que esperan que ocurra?

Feliz primavera y nuevas elecciones, de las que no tiene la culpa Pablo Iglesias, sino Susana Díaz, y aledaños. Bien claro lo tengo. Y espero que muchos también.

Saludos,

Calícrates

1 comentario:

  1. ¿Desde la política van a mostrarnos la ruta que conduce al centro donde solo existe el reposo? ¿O solo nos mostrarán una nueva tangente que nos lleve a otra rueda de movimiento mas infernal?

    ResponderEliminar